Background Store – Gallery

  • Industrial minimalista
  • calle Joaquin Costa 38, Raval
  • las inauguraciones de sus exposiciones periódicas

Tendencia urbana en blanco y negro

Te voy a contar como vivo yo cada una de mis visitas a Background Store&Gallery. Empiezo a bajar por la calle Joaquín Costa y veo: una tienda de antigüedades por aquí, una diminuta boutique de ballet por allá, el bar La Pili llenito de jubilados, un kebab, un paki, otro kebab, otro paki, un colorista bazar con mucha purpurina, una frutería ecológica, el estanco de la esquina, la infaltable tiendita vintage y, de repente, en medio de toda esa contaminación visual de viejo y humilde barrio, aparece ante mi una gigante sala blanca de cuidado minimalismo que me absorbe hacia lo que parece un pedacito del Berlín post-industrial más vanguardista. Esa sala es Background y el suelo mojado mis babas.

En Background todo, absolutamente todo, es bonito, pulido y diferente. Se trata de una concept store en la que el espacio, el blanco y el negro ejercen de hilo conductor de lo novísimo en moda urban sport minimalista, la música electrónica y experimental emergente y el arte underground local. Marcas de moda y complementos como CHMPGN, Youth Machine, RIOT ATW, Choice, Retrosuperfuture, HEX, Zagv o Alpha Industries conviven aquí con la mejor selección de vinilos de Ed Bagner Records y una galería con numerosas y cambiantes exposiciones de artes visuales. Vaya, que uno sale de ahí full equiped.

Este espacio híbrido abrió sus puertas a finales de 2014 gracias a la pasión de Clara Marcos del Blanco, una mente tan constante como dinámica: “Me inspira la vida, el buen gusto y el mal gusto, la gente que va pasando por mi vida, los proyectos que me rodean, las imperfecciones y las críticas. Me mueve todo y me motiva todo”.

Bajo los hashtags #unisex #atemporal #blackandwhite y #vanguard, Background se ha convertido ya en un hotspot de tendencia urbana para todos aquellos que sienten empatía por la moda y la creatividad, así que si sigue creciendo a este ritmo, estoy segura de que el año que viene andaré paseando por Japón (por ejemplo) y de repente me toparé con una nueva sede de este templo blanco y negro, como me ocurre hoy en día cuando paseo por Joaquín Costa.

 

Autor: