Trópico

  • Brunch y cenas Intertropicales multinacionales
  • c/ Marqués de Barberà 24, Raval
  • el crepe árabe del brunch y la yuca frita de la cena. ¡Sencillas maravillas!

La vuelta al mundo en una comida

Debo reconocer que, a pesar de quejarme de las ordas de guiris que invaden Barcelona todo el año,  la constante presencia de turistas me transmite una sensación viajera sorprendentemente interesante. Es como si rodearme de tanto extranjero me hiciera sentir en el extranjero, como si viajase pero en barato, en metro y sin gastar ni uno de mis 22 preciados días de vacaciones.

Empiezo a pensar que soy especialmente empática o sensible, porque muchas veces me ocurre lo mismo comiendo en algunos restaurantes, donde de repente un plato me tele-transporta a otra parte del mundo a través de su sabor, su olor, su color y, sobretodo, su origen. Probablemente sea por esto que me chifla el restaurante Trópico, cuya carta recoge algunas de las mejores comidas y bebidas de los trópicos y nos permite dar la vuelta al mundo en una sola comida. ¡Ay si se enterara Julio Verne!

 

Trópico by La Vecina Magazine

 

La palabra trópico proviene del griego τροπικός [tropikós], que significa ‘vuelta’.

Lo de dar la vuelta al mundo pinta ser algo largo, así que decidimos emprender nuestro viaje gastrosensorial cargándonos de vitaminas con el refrescante zumo “Pure Trópico” (piña, papaya y maracuyá). Ya hidratados, volamos a Tailandia montados en el “Thai Dragon Tail”, un zumo tan potente en color como en energía, ya que la chía, el plátano, el coco y la pitahaya roja son sus ingredientes principales. Es tan bonito que al principio te dará pena beberlo, pero en cuanto lo pruebes te dejarás de postureos y acabarás rebañando con el dedo como si fuese un tarro de Nutela.

En Tailandia también probamos la Singha, una cerveza local que nos pone a punto para trasladarnos al Magreb. Ahí nos reciben con el Msemen (te dejo un segundo para que bromees con el nombre), un crepe árabe que ríete tu de los franceses y que se sirve con huevos revueltos, queso de untar y miel. No es el plato más bonito de la carta, pero sin duda es mi favorito. ¿Acaso el foie o las ostras son bonitos? Recuerda: hay que comer con el paladar y el estómago, no con los ojos y el Instargam (@tropicobcn).

 

Trópico by La Vecina Magazine

 

Cruzamos el charco.

Hacemos escala en Brasil y matamos el jetlag con un bol de “Açaí na Tijela” cuya receta a base de granola casera, frutas, chía y guaraná podría levantar a un muerto.

De Brasil nos vamos a Perú en un abrir y cerrar de boca con la sorprendente “Causa Limeña”: algo tan sencillo como un timbal de patata y pollo desmechado que se convierte en especial gracias al toque ácido de la lima, la cremosidad de la salsa huancaína y el sabor inconfundible del ají amarillo (una especie de chili sin el que la cocina peruana no sería la misma), esta vez en su versión menos picante.

 

Trópico by La Vecina Magazine

 

Recta final de nuestro trópictrip.

¡Hola Venezuela! Dos billetes de primera clase llegan a la mesa en forma de “Arepas Perico” (que nada tienen que ver con las drogas, más que su alto potencial adictivo). Dos esponjosas tortas de harina de maíz rellenas de huevos perico: revueltos pero no revoltosos, jugosos pero no grasosos, suaves pero sabrosos… Tan auténticos que creo que los cocinan bailando merengue.

___

¿Eres amante del brunch tradicional? Sus “Huevos Benedict” y sus “Pancakes” te sentarán fenomenal 😉

 

 

Photos by La Vecina Magazine.

La Vecina Trends&Friends Tour. ¡Gracias Rubén PutÁngel Oliver!

 

Autor: