La Vecina Restaurante

  • mediterráneo, informal con mimo
  • Carrer de Guillem Tell, 23
  • ¡el patio! Pide lo que quieras, pero en el patio

Las recetas tradicionovedosas de La Vecina (la que sí cocina)

¡Me encanta comer! Soy la nieta que toda abuela desearía tener, de esas que come mucho y come de todo. Lo curioso es que todo lo que sé de masticar, no lo sé de cocinar, así que nadie me mira cuando la escalera huele a comida… ¡Jamás soy yo la vecina que cocina! Pero ya lo dicen: “la vecindad es fuente de amistad”, y así lo comprobé cuando La Vecina (la que sí cocina) nos invitó a probar sus recetas “tradicionovedosas” en su preciosísimo patio.

La Vecina Magazine en La Vecina Restaurant

Nos recibió una sonrisa pegada a una chica llamada Mar, una de esas personas encantadoras a las que le dices con total tranquilidad: “Tráenos lo que tú veas, seguro que será perfecto”: Y así fue.

Empezamos por las bravas que, como siempre digo, te dan una pista del nivel de lo que vendrá después. En este caso demostraron el mimo que se pone en La Vecina a cada receta: cortadas en rodajas (crispy por fuera y blanditas por dentro), estas patatas me pusieron de todo menos brava, ya que la salsa combina el puntito picante de rigor con el dulzor del tomate confitado que se esconde en ella. Por lo visto, estuvieron haciendo pruebas durante casi un mes para dar con la fórmula perfecta, y no solo lo consiguieron, sino que encima supieron cómo presentarla con amor en una entrañable cazuela de abuela.

La Vecina Magazine en La Vecina Restaurant

A partir de ahí, probar cada plato fue como abrir una piñata: es bonito por fuera, pero sabes que dentro encontrarás lo mejor. Probamos una receta cuya base eran unos exquisitos champiñones crudos laminados por los que, sinceramente, jamás habría apostado, y ahora el champiñón crudo es el nuevo “must” de mis ensaladas; el suave salmón vino marinado en salsa miso y acompañado con acierto de una cremosa salsa de intenso sabor a wasabi; el pulpo sigue poniéndose de moda y este día se presentó engalanado sobre cremosa mousse de patata con romesco; la cazuela de langostinos fue una especie de viaje astral a esos domingos de playa en familia en los que se hace de todo menos dieta y en los que te recreas untando pan directamente en la olla con la pachorra que da saber que el de al lado es tu hermano. Finalmente, despedimos la comilona con un delicioso pastel de patata cuya agradable textura distaba mucho del mazacote seco que yo asociaba a esta receta (lo siento, mamá).

La Vecina Magazine en La Vecina Restaurant

¿Que si comí postre? ¿Quién le dice que no a los dulces que cocina una vecina? El error fue no pedir dos, ya que pronto hubo que añadir tantas cucharas al postre como sillas a la mesa. Y es que como ocurre en cualquier comilona de bien, terminamos con una larga sobremesa a la que amigos y carajillos no pararon de sumarse.

La Vecina Magazine en La Vecina Restaurant

 

Olvídate de los tuppers que ahí nada sobra. ¡Acabarás chupando el plato!

 

Photos by La Vecina Magazine.

La Vecina Trends&Friends Tour. ¡Gracias Rubén PutÁngel Oliver, Sara Jacue, Raquel Vindel, Maria Castillo & Co!

Autor: